Artículos Publicados

Hazte una auditoría sobre tu dignidad

Según la definición de “dignidad”, esta sería la cualidad de hacerte valer como persona, comportarte con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia ti mismo y hacia los demás, y no dejar que te humillen ni degraden. Por tanto, perder la dignidad sería hacer lo contrario.

Dicho esto, me interesa que te hagas una auditoria sobre tu propia dignidad. Esto te ayudará a tomar conciencia de cuál es tu estado al respecto. Eso sí, deja el autoengaño a un lado y sé sincero contigo mismo. Lo que hagas con los resultados es fundamental para tu felicidad.

Comencemos por ver si eres digno contigo mismo: ¿respetas tu autenticidad o te centras más en la apariencia? ¿Cuidas tu cuerpo y tu mente para tener mejor salud física y mental? ¿Cómo estás de autoconocimiento? ¿Tu autocrítica es constructiva o destructiva?

Responde de forma sincera estas pocas preguntas y te harás una idea del conocimiento que tienes de ti mismo, de si te cuidas o te abandonas, de si tienes un espíritu crítico o haces lo que dicen los demás, o si eres muy duro contigo mismo hasta debilitar tu propia autoestima.

Hecho el primer análisis, ahora hazte el segundo, que va sobre si tu relación sentimental es digna: ¿tu pareja te humilla? ¿Y tú a ella? ¿Os respetáis mutuamente? ¿Eres responsable de lo que dices y haces en pareja? ¿Permites la crítica destructiva hacia ti? ¿Criticas tú así? ¿Defiendes tu postura desde la razón o desde la fuerza, o prefieres agachar la cabeza? ¿Intentas comprender a tu pareja y ella a ti u o exigís comprensión? ¿Conoces cuáles son tus sentimientos y los de tu pareja?

Has de ser fiel a tu autenticidad cuando respondas estas cuestiones. En cualquier caso, intuyo que conoces a algún separado. ¡Hazle estas preguntas a ver qué te responde! ¿O quizá ya sabes las respuestas?

Avancemos a otro ámbito importante, el profesional. ¿Tus compañeros te respetan? ¿Lo hacen tus superiores o, si lideras un equipo, tus colaboradores? ¿Te dedicas a criticar destructivamente a los demás o hablas bien de ellos? ¿Muestras tu criterio, incluso, ante tu superior o prefieres hacer lo que te digan sin opinar? ¿Te empequeñeces? ¿Eludes tu responsabilidad profesional o la defiendes dignamente? ¿La labor que desempeñas construye una sociedad más sana y humana o la debilita? ¿Crees que los valores de tu empresa son dignos para hablar de ellos a los demás?

Estas respuestas te dirán como estás de autoestima profesional. Comprenderás si te sientes visible e importante con tu desempeño y tomarás conciencia de “para qué” te dedicas a lo que te dedicas profesionalmente.

Veamos por último el ámbito familiar: ¿respetas a tus hijos, hermanos, padres y demás miembros de tu familia? ¿Y ellos y ellas a ti? ¿Defiendes tu postura o te callas? ¿Te humilla algún miembro de tu familia? ¿Eludes tu responsabilidad como padre, hijo o hermano, por ejemplo?

¡Ojo, sobre todo, con tu dignidad como padre o madre, si lo eres, no vayas a colaborar en la educación de unas personas indignas!

Dejar un comentario