Filosofía para niños y adolescentes

A vueltas con el Pokemon Go

El Pokemon Go no es más que un nuevo producto de la época que estamos creando y manteniendo. La gran diferencia con otros productos es la excepcional campaña de captación de adeptos, y el impacto que ha creado en la sociedad débil y líquida que nos caracteriza. ¿Habrá alguien en estos pocos días que lleva de impacto que no haya oído hablar sobre ello?

Mi hijo mayor (11 años) me pidió el móvil para poder cazar Pokemons. Primero le dije que no, pero claro, ¿hay mejor forma de poder comprender bien este impacto en la mente de mi hijo, que ver lo que supone esto de verdad en su vida?

Enseguida comprobé que no es más que una buena idea para generar adeptos e impacto. A partir de aquí, nada que no se sepa. Una forma más de que estemos pendientes del móvil y de una marca. El sistema, que todos mantenemos y potenciamos, nos quiere orientados a resultados, insatisfechos y consumistas. El Pokemon Go es parte de este sistema.

¿Qué puedo hacer yo como padre teniendo en cuenta que lo que me interesa es la vida en general de mi hijo y no un particular juego más de móvil?

Pues explicarle de forma muy clara que está solo en este débil mundo y que nadie cuidará de él.

Que poner la responsabilidad de su vida en manos de otros, o de entes superiores que no habitan en este mundo, es de inmaduro. Que si lo hace, entonces se estará convirtiendo en una persona débil y mediocre.

Que si quiere ser una persona de éxito, ha de ser un luchador contra la idea que tiene de sí mismo, contra sus creencias y contra sus falsos valores.

Que ha de ser un líder capaz de liderarse a sí mismo, escuchando y dudando, pero con criterio propio para decidir sobre su vida.

Que ha de ser un creador de su día a día, trabajando su pensamiento crítico y creativo, identificando sus valores auténticos y teniendo las agallas suficientes como para vivir de acuerdo a ellos.

Que ha de ser un superhombre, ya que no le queda otra alternativa. Por eso, ha de tener voluntad de poder sobre sí mismo, ya que nadie ha de dirigir su propia vida excepto él mismo.

Que será una persona plena y vivirá de acuerdo a su identidad si entiende que pasión, comprensión y actitud es lo que necesita, es decir: Amor, Inteligencia y Energía.

Que no se ha de fiar de lo que le hagan creer otros. Su propio criterio es el más válido.

Que ha de ser un individualista radical en lo que se refiere a su crecimiento personal, pero recordando que ha de poder convivir con otros y compartir su ser.

Que si mejora él, ayudará a mejorar a los demás.

Que si busca su satisfacción en su interior, se sentirá pleno.

Y que todo esto será lo que transmitirá a los demás y así contribuirá a sanar una sociedad insatisfecha patológicamente, en la que debilitadores sociales como Pokemon go existirán siempre.

Dejar un comentario